martes, 3 de febrero de 2009

Vera 7

martes, 3 de febrero de 2009

Ante el espejo se admira los pechos y se despeina. Inexpresiva, se da vuelta y ve que él duerme. Se toma el atrevimiento de preparar un mate, cebando el primero la sorprende un buendía.

Sonrisas, complicidad y el agua que se termina enfriando porque ella se ha sentado sobre la mesada para atenazarlo con sus piernas y quedarse con restos de su piel entre las uñas.

Vuelven a calentar el agua envueltos en olor a sexo y látex. Ël pone música y ella que siempre quiso cantar unta mermelada en unas galletitas. Desayunan y los dos están de acuerdo: están de vacaciones. Arman un porro, fuman.

Siguen desnudos y no piensan vestirse a pesar de los gritos vecinos de ciertos niños que evidencian un domingo familiar.

A Vera le suena el celular y ella ni lo mira. Oír es inevitable

3 diretes:

Lluvia de sibilantes dijo...

me encantan los detalles de lo que hace Vera, me encanta Vera!

l*aura dijo...

digamos que es un boceto de algo que no imagino

dijo...

really like it lau
(y lo del curso de ingreso, piel de pollo eh)
beso*

 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket