jueves, 19 de febrero de 2009

palabrerío

jueves, 19 de febrero de 2009

No le convenía. De eso va a enterarse más tarde. No sabemos cuando. Pero va a enterarse. Quizás caminando o sentado frente a un café, seguramente con un pucho en la mano. Su reacción será sorpresiva, cuando la conozcamos nos va a afectar, nos va a dejar pensando.

No está definido cómo va a suceder, pero se va enterar, eso sí. Y su reacción desencadenará una serie de acontecimientos increíbles. Como la muerte de su amante que no será una muerte así nomás, claro. Va a haber un grito, unos pasos hacia atrás productos del pánico, un balcón, una caída. Lo que sorprende es el grito y el rostro insensible de nuestro protagonista cuando la encuentre.

Esa es una de tantas cosas. Otra podría ser la desaparición del padre, aunque eso en realidad sucede antes de que se entere. Sí, antes. Porque en realidad eso es lo que le demuestra que no le convenía. El padre desaparece y deja una claringrilla a medio hacer. Hay un mensaje, pero nos vamos a enterar que esas palabras no estaban sueltas recién al final. Y él no lo va a notar nunca. Es incapaz de descifrarlo.

El final es el viaje. Él yéndose.

2 diretes:

Lluvia de sibilantes dijo...

wow! qué bueno esto!
dos cosas además:

se me hace terrible pensar que nunca lo va a notar.

y eso de que el final es el viaje me tranquiliza si lo trspolo a la vida. Qué alivio saberme llegando en los pasos y que eso no sea tan ilógico.

Lluvia de sibilantes dijo...

esto es un reclamo: quiero más textos de Laura :)
beso!
Sils

 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket