viernes, 7 de noviembre de 2008

¿Desde cuándo?

viernes, 7 de noviembre de 2008
(Escrito con Max Kamienomosky a la manera de cadáver exquisito)


Jamás pensé que iba a suceder de esta manera.

Nunca imaginé
que sonaría el teléfono
en un momento así.

Mientras los cigarrillos son consumidos por una brasa interna
soy un hielo que se mantiene siempre igual.

CALOR

Y mis caderas se mueven
sin ningún tipo de intención.
la culpa es mía.

Es sólo que me dieron ganas de reír
y terminar así,
callando todo lo que había por decir.

1 diretes:

Lluvia de sibilantes dijo...

decir / desear
a veces se parecen

pero a veces no

y duele

que alguien mueva las caderas

 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket