viernes, 7 de noviembre de 2008

Adelanto...

viernes, 7 de noviembre de 2008
Desde la Unidad Interdepartamental de Investigaciones del Instituto del Profesorado Joaquín V. González se está llevando a cabo la investigación “Enseñar lengua en el nivel medio: historia reciente, prácticas reales y perspectivas para la formación docente”, con la dirección de la profesora Silvia Seoane. Para llevarla a cabo, entre muchas compañeras, estamos haciendo observaciones en diferentes escuelas.

Como estoy disfrutando mucho de este proceso, me gustaría dejarles una poesía que escribieron tres de los alumnos de la clase a la que asisto. Me divertí mucho escribiéndola con ellos y fue muy bueno escuchar frases como “¡qué bueno que está hacer esto!”.

AHS!

El ruido silencioso de mi pieza
me rompe la cabeza.
¡Qué dolor!
Se me acaba la paciencia.

Prefiero ir a la calle
a tomarme una cerveza.
Aunque al otro día
me duela la cabeza.

¡Qué rica es la rubia!
Cuando estoy con la locura
es todo una hermosura
y qué bien se disfruta.

Si la tomo con espuma
me quedo con rabia
durante toda la mañana.

Ahs!!

Cristian, Jonathan y Santiago

Puertas

(Escrito con Max Kamienomosky a la manera de cadáver exquisito)


Justo cuando se cierra,
quedo fuera de todo tipo de explicación.

No sé adónde estoy por llegar
ni de dónde estoy por partir.

Sólo sé que atravesando este umbral,
puede que me encuentre con más de lo mismo.

Puede que me encuentre con una pared
oscura.

Y sepa que no hay motivo
ni razón
para seguir adelante.

Frente a algo nuevo
recuerdo algo viejo.

No lo puedo evitar.
Es que soy tan predecible ante estas situaciones.

Se abren como se cierran
se sale como se entra.

Es tan simple como eso.

¿Desde cuándo?

(Escrito con Max Kamienomosky a la manera de cadáver exquisito)


Jamás pensé que iba a suceder de esta manera.

Nunca imaginé
que sonaría el teléfono
en un momento así.

Mientras los cigarrillos son consumidos por una brasa interna
soy un hielo que se mantiene siempre igual.

CALOR

Y mis caderas se mueven
sin ningún tipo de intención.
la culpa es mía.

Es sólo que me dieron ganas de reír
y terminar así,
callando todo lo que había por decir.
 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket