martes, 15 de julio de 2008

perseverante

martes, 15 de julio de 2008

El ruido de las piedras golpeando mi ventana es constante. No m deja dormir. Está allá afuera, impaciente supongo, pero no le voy a abrir. Nunca pensé que estuviese tan loca, tan fuera de razón. Ya nadie la quiere ver , nadie la quiere cerca; yo menos.

Me persigue hace días. Me asusta con golpes, gritos, caricias, suspiros. A veces, mientas me afeito, el espejo me devuelve su rostro. A veces en mis sueños me transformo en ella.

Estoy en el trabajo y ella me espera a la salida.
Tomo un café y ella se sienta junto a mí.
Escapo y me persigue.

Ya había notado cómo todos la evitaban. Al principio no le di importancia, pero con el paso del tiempo comencé a sentirla tan insoportable, asfixiante más bien, c0omo la encuentran los demás.

Estuvo molestando a varios conocidos, tuvieron suerte y se la sacaron de encima rápido. Ahora se la agarró conmigo y no me deja dormir.

El ritmo de los golpes es cada vez mayor y mi corazón acelera con ellos;
tuc tuc tuc tuc tuc tuctuctuc

Dejo de mirar al techo, miro la pared, dejo de mirar la pared, miro la cama; cualquier cosa menos la ventana que suena.

Suena cada vez más fuerte. No para.

tuctuctuctuctuctuctuctuc

Transpiro con los ojos desorbitados. Todo late. Pecho manos ventana mente ventana. Respiro por la nariz y por la boca, grandes bocanadas de aire viciado, ya casi es sólo mi respiración. Mi cuerpo, muy caliente, está aterido.

No le voy a abrir, no le quiero abrir. Ella está empeñada en verme, yo en no verla y es por eso que no le pienso abrir.

La luna va muriendo y los golpes siguen creciendo.

de pronto
se oyó
lo inevitable
se oyó
de pronto

La división-multiplicación en millones de cristales-ventanas del vidrio-ventana dela ventana-vidrio. La blanda piedra aurosa moviese, no quedó een el piso. El corazón tuctuctuc me golpea tuctuctuc, me lágrimas mojan sábanas mis suspiesestánsubiendolaescalera negro zapato vestido mirada penetrante zapato vestido mirada filosa zapato vestido mirada como una guadaña como ella viniendo

vino por mí.
 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket