sábado, 29 de marzo de 2008

observando "El gran masturbador" de Dalí

sábado, 29 de marzo de 2008



Y mientras tenés cara de orgasmo a otra persona le sellan sus labios.

Labios que se abrieron como los tuyos, en esa expresión de ¿alivio?


Le sellan sus labios porque ha muerto. Quedará aquella lámina blancuzca inevitablemente visible.




Qué curioso.




Sus caras se parecen tanto, sus gestos se parecen tanto.


Ah, claro. El orgasmo es una pequeña muerte.


¿Ausencia, liberación?






No sé.


Ojos cerrados, dolor que da placer placer que da dolor, sensación pura, la nada. Pero volvés, por lo menos en este caso volvés.

¿Será así? ¿Se parecerá tanto como planteo?


Sus caras sí, sus caras sí.








 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket