miércoles, 19 de marzo de 2008

no quiero chistar más

miércoles, 19 de marzo de 2008
Se han robado la magia del cine. Nadie quiere decir quién fue. No me importan las consecuencias, voy a denunciarlos.

Son los gorditos pochocleros.

¿Es que hace falta puñados tan grandes de esas cosas insípidas? Coman un chocolatito, unos caramelos… ¡Tantas porquerías inaudibles y ellos quieren pochoclo!

¿Se puede ser tan angurriento como para rascar y rascar y rascar el fondo del paquete con escasas migas? ¿Qué tan rica puede ser el azúcar que queda entre las uñas?

Pero hay algo mucho más inquietante – más inquietante aún que la adopción de costumbres tan tan… - ¿Cómo se puede ser capaz de comer mientras vemos a alguien enamorarse o sufrir o morir o…?

La gente es tan insensible.

Yo no quiero que vuelvan los lentos, me da lo mismo. Quiero que vuelva la magia del cine. Quiero que se vayan los gordos pochocleros.

Por ahora me quedo con una pequeña pantalla y mi recién arreglado DVD.
 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket