lunes, 29 de diciembre de 2008

fragmentos

lunes, 29 de diciembre de 2008
yo a Maxi lo veo INMACULADO/ los cuatro en el mismo plan/plaza, ferné/sanamente/el único bardo que me mandé en mi VIDA/si vos te vendías/yo soy C…/vi Villa del Parque/la ciudad está amarilla/Barcelona/peor es nada/qué mala es/26/hace poquito/nada te une/son dos boludos/sim são três letrinhas/cómo pasó la moto/es un pussy/oh no es así?

viernes, 26 de diciembre de 2008

viernes, 26 de diciembre de 2008
Me tamborilea el corazón,
entonces pujo.
Y sabré que saldrá una bala
dirigida a
aquel espacio.
Aquel espacio entre los omóplatos,
ése que te queda tan lindo.

Estreno cuaderno escuchando a Spinetta
y prefiero cambiar de lugar.
Los omóplatos, no.
Mejor ahí.
Donde se anudan los sesentaypico de músculos.

Y sí,
probablemente te duela un poquito.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Ponele el título que quieras

lunes, 22 de diciembre de 2008

No le importás. Y lo sabés. Le encanta escuchar el sonido de su voz.
Habla habla habla hablahablahablah blah blah blah. Regurgita palabras. Pero el viento no sopla. No.

Todo esto, a mí, me divierte. Y lo sabés.

Disfrutá de tu desnudez mientras sus palabras no flotan, no, en el aire. Caen pesadas y gomosas, porque no se rompen, pesadas y gomosas sobre el piso que no cruje, no, que no cruje porque es aburrido.

Te habla de arte ¿viste? De aquel arte al que vos nunca, nunca, vas a poder colocarle mayúscula. Y lo sabés. Jodete, sos culpable. Jodete, te declaro culpable.

Cómo me hacés reír.

Ahora ya no sentís tanto placer. Tampoco la pasás mal. De eso se trata la mediocridad. Estar en el medio, siempre; vanagloriarse de no quedarse en los extremos. Estancarse y no caminar por la cuerda floja que vulgarmente compararías con un renglón a medio escribir. Imbécil.

Querés que lea ¿no? Que lea y salvar un poco tu imagen. Aunque sabés, sí, sabés que es una estupidez.

Pero esto es lo más hilarante. Vos, “escribiendo”. Vos, “ficcionalizando”. arteartearte. No entendés NADA. Seguís sin darte cuenta. Seguís sin enterarte.

Sin saber que yo manejo los hilos de esta historia. Que yo soy superior y vos mi esperpento. Que nada de lo que hagas vale la pena. Porque yo estoy acá con ganas de divertirme y vos estás ahí para lograrlo.

Vos sos mi caja boba.
Y yo soy tu Dios.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Adelanto...

viernes, 7 de noviembre de 2008
Desde la Unidad Interdepartamental de Investigaciones del Instituto del Profesorado Joaquín V. González se está llevando a cabo la investigación “Enseñar lengua en el nivel medio: historia reciente, prácticas reales y perspectivas para la formación docente”, con la dirección de la profesora Silvia Seoane. Para llevarla a cabo, entre muchas compañeras, estamos haciendo observaciones en diferentes escuelas.

Como estoy disfrutando mucho de este proceso, me gustaría dejarles una poesía que escribieron tres de los alumnos de la clase a la que asisto. Me divertí mucho escribiéndola con ellos y fue muy bueno escuchar frases como “¡qué bueno que está hacer esto!”.

AHS!

El ruido silencioso de mi pieza
me rompe la cabeza.
¡Qué dolor!
Se me acaba la paciencia.

Prefiero ir a la calle
a tomarme una cerveza.
Aunque al otro día
me duela la cabeza.

¡Qué rica es la rubia!
Cuando estoy con la locura
es todo una hermosura
y qué bien se disfruta.

Si la tomo con espuma
me quedo con rabia
durante toda la mañana.

Ahs!!

Cristian, Jonathan y Santiago

Puertas

(Escrito con Max Kamienomosky a la manera de cadáver exquisito)


Justo cuando se cierra,
quedo fuera de todo tipo de explicación.

No sé adónde estoy por llegar
ni de dónde estoy por partir.

Sólo sé que atravesando este umbral,
puede que me encuentre con más de lo mismo.

Puede que me encuentre con una pared
oscura.

Y sepa que no hay motivo
ni razón
para seguir adelante.

Frente a algo nuevo
recuerdo algo viejo.

No lo puedo evitar.
Es que soy tan predecible ante estas situaciones.

Se abren como se cierran
se sale como se entra.

Es tan simple como eso.

¿Desde cuándo?

(Escrito con Max Kamienomosky a la manera de cadáver exquisito)


Jamás pensé que iba a suceder de esta manera.

Nunca imaginé
que sonaría el teléfono
en un momento así.

Mientras los cigarrillos son consumidos por una brasa interna
soy un hielo que se mantiene siempre igual.

CALOR

Y mis caderas se mueven
sin ningún tipo de intención.
la culpa es mía.

Es sólo que me dieron ganas de reír
y terminar así,
callando todo lo que había por decir.

lunes, 6 de octubre de 2008

lunes, 6 de octubre de 2008

por suerte encontré el papel. algo malo: me pica todo el cuerpo. todo. mucho. tengo sueño. poco. me rasco. pienso. por suerte estoy contenta. algo malo: me acordé de un par de cuentos que están en aquel diskette. el que no se puede abrir. me cago en el back up. realmente. me muerdo el labio. hace poco terminé de leer una novela en el que un personaje hace lo mismo. pero en todo lo demás somos distintas. escucho a alguien cepillándose los dientes. qué chistoso. el ruido. la frase. la palabra chistoso. una barba me pincha. bostezo. mañana me levanto a eso de las seis. decididamente soy alérgica a algo. estornudo demasiado. como nunca antes. yo antes no estornudaba así. no tenía esta sensación cuando estornudaba. y claro. si sumamos la picazón. ya me lavé los dientes. a dormir.

sábado, 20 de septiembre de 2008

silencio

sábado, 20 de septiembre de 2008

aquel que da lástima romper

¿nunca te pasó?

por lo menos por cinco minutos


¿no podrías bajar el volumen de la fuckin televisión?

martes, 2 de septiembre de 2008

me da igual

martes, 2 de septiembre de 2008

me da igual te da igual nos da igual

qué divertido

éste, nuestro delirio



delira de...

¿un corazón pertrechado?

techado

te ha echado

té español = chá portugués



pero

(me) (te) (nos) da igual

aunque nos metemos igual

matémonos



no no monos no, por favor

yo no los mato

matalos vos

o vos

me da igual

No me puedo...

No me puedo significar.
Por eso es que no (te) escucho
Y (me) tropiezo
Pero no caigo
Entonces parece que bailo
Que fluyo
Pero en realidad
En medio de las piruetas
(Me) pregunto
Y
No me puedo significar.
Pero (te) charlo
Aunque no (te) escuche
Porque quiero seguir bailoteando
De mentirita
Haciendo que…

domingo, 31 de agosto de 2008

nudo

domingo, 31 de agosto de 2008
pero qué linda piedra

se me atragantó

colorida e interesante

-esta vez-

la voy a dejar

un ratito

ahí

atascada

a ver

qué pasa

y cómo

viernes, 22 de agosto de 2008

-ito

viernes, 22 de agosto de 2008

quiero un lugarcito
chiquito, no importa
aquel rincón
sí, sí, está bien

Así me ovillo
Así, me ovillo

y los miro desde el fondo de una ensalada

lunes, 11 de agosto de 2008

puntos suspensivos

lunes, 11 de agosto de 2008
y mientras escucho qué me depara el silencio, juego con alguna que otra imagen. ésas que se pueden cambiar.


con las otras trato de no meterme


sábado, 2 de agosto de 2008

frío

sábado, 2 de agosto de 2008



lunes, 21 de julio de 2008

entonces

lunes, 21 de julio de 2008
según ellos
mi pelo es
encaracolado



y la palabra me resultó tan linda
"El lenguaje es una creación estética. Creo que no hay ninguna duda de ello, y una prueba es que cuando estudiamos un idioma, cuando estamos obligados a ver las palabras de cerca, las sentimos hermosas o no. Al estudiar un idioma, uno ve las palabras con lupa, piensa esta palabra es fea, esta es linda, esta es pesada. Ello no ocurre con la lengua materna, donde las palabras no nos parecen aisladas del discurso."

Jorge Luis Borges

Fragmento de Siete noches, México, Fondo de Cultura Económica, 1998 - conferencia dictada en el Teatro Coliseo de Buenos Aires en 1977-

habrá que romperse la cabeza para aislarlas
martillarse la mente
hasta el hartazgo
hacia el hartazgo
y enmudecer de placer

martes, 15 de julio de 2008

perseverante

martes, 15 de julio de 2008

El ruido de las piedras golpeando mi ventana es constante. No m deja dormir. Está allá afuera, impaciente supongo, pero no le voy a abrir. Nunca pensé que estuviese tan loca, tan fuera de razón. Ya nadie la quiere ver , nadie la quiere cerca; yo menos.

Me persigue hace días. Me asusta con golpes, gritos, caricias, suspiros. A veces, mientas me afeito, el espejo me devuelve su rostro. A veces en mis sueños me transformo en ella.

Estoy en el trabajo y ella me espera a la salida.
Tomo un café y ella se sienta junto a mí.
Escapo y me persigue.

Ya había notado cómo todos la evitaban. Al principio no le di importancia, pero con el paso del tiempo comencé a sentirla tan insoportable, asfixiante más bien, c0omo la encuentran los demás.

Estuvo molestando a varios conocidos, tuvieron suerte y se la sacaron de encima rápido. Ahora se la agarró conmigo y no me deja dormir.

El ritmo de los golpes es cada vez mayor y mi corazón acelera con ellos;
tuc tuc tuc tuc tuc tuctuctuc

Dejo de mirar al techo, miro la pared, dejo de mirar la pared, miro la cama; cualquier cosa menos la ventana que suena.

Suena cada vez más fuerte. No para.

tuctuctuctuctuctuctuctuc

Transpiro con los ojos desorbitados. Todo late. Pecho manos ventana mente ventana. Respiro por la nariz y por la boca, grandes bocanadas de aire viciado, ya casi es sólo mi respiración. Mi cuerpo, muy caliente, está aterido.

No le voy a abrir, no le quiero abrir. Ella está empeñada en verme, yo en no verla y es por eso que no le pienso abrir.

La luna va muriendo y los golpes siguen creciendo.

de pronto
se oyó
lo inevitable
se oyó
de pronto

La división-multiplicación en millones de cristales-ventanas del vidrio-ventana dela ventana-vidrio. La blanda piedra aurosa moviese, no quedó een el piso. El corazón tuctuctuc me golpea tuctuctuc, me lágrimas mojan sábanas mis suspiesestánsubiendolaescalera negro zapato vestido mirada penetrante zapato vestido mirada filosa zapato vestido mirada como una guadaña como ella viniendo

vino por mí.

extremo equilibrio

Caminaba sobre una fina, tensa, afiliada cuerda. Bajo cinco mil metros, el suelo áspero, lejano. Llevaba sobre su espalda un gran peso, un piano desafinado, viejo. Mientras caminaba, sentía la cuerda bajo sus pies como si ésta fuese un cuchillo sin el suficiente filo para cortarlo, pero sí para lastimarlo. Trabajosamente mantenía la posición para no perder el equilibrio. El piano no se movía ni un milímetro. Le faltaba la mitad del recorrido cuando comenzó a llover. Gotas macizas, molestas. Golpeaban las teclas del piano formando una melodía desconcertante. Con violencia caían sobre su cabeza y, perdiendo fuerzas, formaban un hilo de agua en su gran nariz con forma de gancho.

Tenía los ojos cerrados, no quería ver el vacío. Cada vez se inclinaba más, el piano lo superaba. Ya pensaba que en el caso de que no perdiera el sagrado equilibrio, igualmente caería hacia la muerte después de que la cuerda le atravesara los pies.

Sin embargo llegó al otro lado sano y salvo. Colocó el piano en el piso. Se sentó y comenzó a masajearse los pies. Sorprendido, miraba al otro extremo; casi no se veía. La lluvia se detuvo. Con lentitud se incorporó, respiró hondo y, con los ojos cerrados, saltó.

lunes, 14 de julio de 2008

me desejam sorte?

lunes, 14 de julio de 2008
no próximo sábado, exame de português

Novos Baianos • Samba da minha terra de Dorival Caymmi



Caetano Veloso • O Leãozinho



Chico Buarque • Cotidiano

viernes, 4 de julio de 2008

viernes, 4 de julio de 2008
un colectivo absolutamente relativbo
suba
pasee
no importa si no trae flores
nadie lo mirará mal
lea nomás
y vea qué pasa mientras pasea en paz

quisiera lucir como una luciérnaga
y tit tit titilar

dubitando volaría
chau, me voy
chau, me fui

que no me atrape ningún niño, por favor
que no me encierren en un vaso de vidrio
sólo para observar

tit tit titilando
mientras dubito
mientras me fui

martes, 1 de julio de 2008

Sin título

martes, 1 de julio de 2008


Se despertó y era todo blanco. No había nada más que blanco.

Todo blanco.

Ni olor, ni texturas, ni sonidos, ni sentimientos.

Caminó para llenar un poco todo ese abismo de nada. Observaba el blanco. No sintió ni pena ni dolor ni curiosidad. Apatía. Lo único que sentía era el latido blanco y su respiración, fresca, llena de aire blanco.

Cerró los ojos y seguía viendo blanco. Escupía blanco, vomitaba blanco, gritaba blanco, le importaba un carajo. Era un blanco que no se acababa nunca y lo consumía.
Lo transformó en base a sus necesidades. Blancas. No era nada. No representaba nada.
Salvo el blanco.
No podía hablar. Cada vez que quería decir algo salían millones de insectos de su boca. Sentía sus minúsculas patas en su garganta, las antenas acariciando su paladar. Mientras más importante era lo que deseaba decir, mayor era la cantidad de ellos.
Ya ni trataba de establecer contacto con la gente. Trató de aprender el lenguaje de los sordomudos, le fue difícil hacerlo y lo poco que aprendió no le sirvió de mucho, las personas se horrorizaban al verle las manos. Le faltaba el dedo mayor de cada una de ellas. Además, su apariencia externa transmitía toda la desesperación que sentía, estaba urgido por ayuda, por comunicarse.
Escribir tampoco podía, no sabía hacerlo. Era una de las tantas personas analfabetas en el mundo. En su familia los primogénitos no recibían más que la educación familiar básica, era una vieja tradición que sus padres no quisieron romper.
Después de cuarenta años de incomunicación no soportó más, se puso una bolsa en la cabeza y comenzó a gritar todo lo que sentía: a su madre, que a pesar de serlo, lo miraba asqueada todo el tiempo; a su padre, que a pesar de serlo, ni siquiera lo miraba; al mundo, porque nunca lo ayudó.
Inmediatamente comenzó a sentir cómo salían los insectos, con una rapidez y fuerza como nunca antes lo habían hecho, eran una cantidad impresionante. Tanto que algunos morían aplastados y él sentía el crujido de sus caparazones y los líquidos que despedían mezclarse con su saliva. Al no poder salir de la bolsa, algunos le picaban el rostro haciéndolo sangrar. Los más pequeños se le metían en los oídos produciéndole una variedad de sonidos increíbles y cada vez más ensordecedores, hasta que se convirtió en un zumbido constante. Otros se le metían en la nariz ahogándolo más rápidamente aún.
Finalmente cayó muerto en medio del baño de un bar, con la bolsa en la cabeza.
Había tenido la precaución de elegirla negra para no causar asco repentinamente.

lunes, 16 de junio de 2008

Vera 6

lunes, 16 de junio de 2008

Vera se dio cuenta de que no sería tan fácil.

viernes, 6 de junio de 2008

viernes, 6 de junio de 2008
p i l t r a f a
jirafa afable
hormiguita gigante
lugar in • determinable
finiquita•ble
fin i quitable
in • evitable
ese sable
hable
bla

miércoles, 4 de junio de 2008

ocasional•mente

miércoles, 4 de junio de 2008

litros de sangre desperdiciados
en esto,

toneladas de tiempo perdidas
en aquello,

millares de caminos anegados
por eso,

y habrá que encontrar,
el significado ocasional.

jueves, 29 de mayo de 2008

Humedad

jueves, 29 de mayo de 2008
¿Cómo alguien tan lleno de paz me intranquiliza tanto?
Mientras más calmo está, menos lo estoy yo.
Cuando lo veo dormir es el peor momento, lo odio. Cuando está mal, nervioso, lo amo. No sé por qué.
Es todo demasiado ambiguo. Su piel, sus ojos, suaves, hermosos, repugnantes, maliciosos.Me desconcierta. No sé si dudar de él o de mí, quizás de los dos. Ambigüedad otra vez.
Todos piensan que lo adoro. Es que, claro, es natural, no cabe otra opción. Tan lindo tan tierno tan tranquilo tan mío. creo que ése es el problema: no lo siento mío. Durante mucho tiempo fue una persona y ahora es otra. O no, no sé. Yo siento que es otro aunque no lo parezca.
Sé que todo esto es muy malo, por lo menos eso pensarían los demás si supiesen lo que siento. Está bien, en otro momento yo hubiese pensaldo lo mismo, pero ahora que lo vivo yo es diferente. Sólo porque lo vivo yo.
Si esto de por sí es malo, lo que he decidido es aún peor, y cuando lo haga no habrá insulto que me describa. Más que nada al hecho, lo malo es el hecho, no yo. Si otro estuviese en mi lugar y lo hiciera recibiría los mismo insultos, sin embargo lo único común es el hecho; así, llego a la conclusión de que lo malo no es la persona, sino el acto. Aunque sea realizado por una persona.
Creo que estoy tratando de excusarme, creo que estoy pensando tanto para no llevar a cabo mi plan.Plan, palabra demasiado grande para lo que voy a hacer. Suena a algo largo, metódico, pensado. Lo mío es corto, fácil, mezcla de pensamiento y sentimientos; quizás un impulso controlado.
No sé, creo que me estoy yendo por las ramas. Tan sólo debo llenar la bañadera, tomar su pequeño cuerpito de dos meses y retornarlo a su antiguo y húmedo medio ambiente.

martes, 27 de mayo de 2008

martes, 27 de mayo de 2008
ya no sé

ya no me imagino

ya no quiero

ya no vuelo

chato
llano
Detente pánico,
saca tus dientes de ahí.

A esa sonrisita no le creo nada.

sábado, 24 de mayo de 2008

lejos de Rayuela

sábado, 24 de mayo de 2008
y fue hace muchos años

que la portera de mi edificio

me retó por dibujar una rayuela

sábado, 17 de mayo de 2008

sábado, 17 de mayo de 2008

gaznápidos

y no me importa



sábado, 10 de mayo de 2008

Vera 5

sábado, 10 de mayo de 2008
Cuando la risa abrió la puerta se clavó directamente en su espalda. En aquel punto que queda entre los omóplatos. Su cuerpo hizo un movimiento reflejo por la sorpresa y el dolor, pero su cara no se inmutó. Seguía permaneciendo impávida incluso cuando todo rastro de aquella risa había desaparecido, ni siquiera una gota de sangre quedaba como prueba de la estocada.

Claro, era tan sólo una risa.

Vera, perfectamente erguida, poco a poco se indignaba. Terminó de sacar las fotocopias, las abrochó, las guardó y salió. Ya frente a su escritorio, apenas resguardada por unas paredes de mentira, la indignación la superaba. Quería creer que no le importaba pero seguía pensando, era justamente lo mismo que le sucedía con aquello. Y no ayudaba para nada.

Se lo estaban haciendo recordar a propósito.

◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○◘○

tu recuerdo te recuerda y recordado

te encuadra en un cuadro cuadrado

que no cuadra que no cuadra que no cuadra

y en esa misma cuadra ladro un ladrido sin sonido

sonado sonido no suena

no sueña con aquel sueño que soñado


redOndea


uncuadradoqueredondo


yacuadraenungran


redOndel

martes, 6 de mayo de 2008

martes, 6 de mayo de 2008
ríete ríete ríete
y clávame la tísica t en mi espalda
a mis espaldas

vete vete vete
y déjame, valiente y con aliento
en mi camino

cállate cállate cállate
y ya no me llenes de silencios
ya no me silencies

tonta, ya suéltame
y permíteme ser

sábado, 3 de mayo de 2008

sábado, 3 de mayo de 2008
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
*****************************************
me niego
no me gusta
basta, dejáme, ¿no ves que no?
no quiero permitir que ocurra
no debo permitir que ocurra
simplemente porque no
no te importa, no quiero
no creo que más adelante
mis dioses no lo permitan
dejáme de joder
no puedo, ¿no te das cuenta?
no quiero tampoco, no, no quiero
todo importa
la gente importa
no sigas, por favor
me niego

jueves, 1 de mayo de 2008

monopolio

jueves, 1 de mayo de 2008
Vera está monopolizando el blog
cualquier cosa que escribo ahora se relaciona con ella

mmm
y usted ¿qué opina?

martes, 29 de abril de 2008

Vera 4

martes, 29 de abril de 2008
Vera comenzó la semana resignificando ciertas expresiones.

estar apurado: cuando a pesar del frío surge el calor por caminar rápido y se intenta desprenderse de la campera pasando una gran cartera repleta de libros de un hombro hacia otro sin detener la veloz caminata.

paradoja: encontrarse, en ese preciso estado anteriormente descripto, frente a un cartel publicitario que dice RELAX y muestra una imagen de una gran extensión de agua.

Llega a la oficina y pronuncia el mismo buen día de siempre. La mandan a hacer un trámite. Se alivia. Aprovechan.

- Qué mina rara.
- Y vos, qué suspicaz.
- ¿Por qué rara?
- Vos porque sos nuevito, lindo. Igualmente, ¿me vas a decir que no te parece un poquito rara?
- No. Será que no soy buen observador.

Risitas.

- ¡Ay no! Es que sos muy buenito, no como nosotras. ¡Mejor que no nos mordamos la lengua!

Risitas.

- Que sé yo, nene. Es rara. Siempre seria. Siempre en lo suyo, hasta cuando comparte algún que otro mate se nota que se esfuerza ¿viste? Che, agarrá bizcochitos que estamos comiendo nosotras nada más.
- ¿Y no saben nada de ella? Digo, de su vida fuera de acá.
- No, tampoco nos interesa demasiado. Debe ser tan aburrida como ella.
- Tal cual. Y vos, querido ¿qué es de tu vida allá afuera?

Risitas.

Vera había terminado demasiado pronto el trámite y por esto, lejos de volver a la oficina, escogió un barcito, pidió un téconleche y sacó uno de los libros que llevaba. En la oficina siempre calculaban demoras de una hora, tenía por lo menos cuarenta y cinco minutos para escapar. El día de repente había mejorado.

viernes, 25 de abril de 2008

viernes, 25 de abril de 2008

BASOFIA

lunes, 21 de abril de 2008

1 • 2 • 3 • 4 • 5 • 6 • 7 • 8 • • •

lunes, 21 de abril de 2008
cuando uno no puede
a veces se es dos
ocasionalmente sos tres
ser cuatro, terrible
uno uno uno
cuando uno no admite ser uno

viernes, 18 de abril de 2008

Vera 3

viernes, 18 de abril de 2008
Durante ese fin de semana aquello pasó desapercibido entre mates, cigarrillos y una larga conversación con Andrés: desde la situación del país –esto no cambia más- hasta aquel patético programa de televisión –no sé cómo alguien puede ver esto-. Andrés: uno de esos seres que sobrepasan cualquier categoría pero que no queda más que llamarlos amigos, como para dejar claro que nunca hubo ni habrá sexo.

Pero rápidamente volvió el lunes y, junto con éste, Alfredo Gonavídez, el compañerito nuevo con la estúpida sonrisa pegada a la cara. Era inevitable sentir náuseas. Todavía no le hablaba y aunque sus otras compañeras, con sus hormonas brotando de los poros, lo inundaban de palabras; Gonavídez sólo le sonreía de esa manera a ella, a Vera. ¿Por qué justamente a ella?

Era algo más en qué pensar. Luego de tanta rutina la llegada de alguien nuevo tenía que ser por algo. Entretenerla, quizá. Después de todo dejar de pensar en aquello, sacárselo de la cabeza, se estaba haciendo cada vez más difícil y no debía –no, no debía- tomar pastillas para dormir. No.

Igualmente por ahora no pensaba dirigirle una palabra, salvo el buen día que con algo de esfuerzo pronunciaba a todo aquel que se encontrara en la oficina. Por ahora. Cuando se diera cuenta de la razón por la que este ser ingresó en su rutina para modificarla, vería los pasos a seguir. Pero primero tenía que pensar. Era inevitable, en Vera, en la raza humana, pensar las causas de ciertos hechos de la historia personal, la única historia que merece análisis.
boca•nada
NO•DA

domingo, 13 de abril de 2008

domingo, 13 de abril de 2008
paparruchadas
charadas con churros
chala NO ya no chala
mas charla y charla sin raya aunque rayada
rayada casi desmayada a veces es hallada
avasallada baila aislada
salada atala
que tiene alas

jueves, 10 de abril de 2008

jueves, 10 de abril de 2008
encontré esto en el fondo de un cajón
recuerdo que lo escribí en el cumple de una amiga -Nati- ante el pedido de un amigo de un amigo
"Maxi dice que escribís, a ver, escribí algo" y salió esto
¿te acordás Max? y terminamos muchos en el fondo con una llave en la mano



Las gotas de lluvia son como miles de bailarinas danzando. Sus pies terminan con sangre y vuelven colorados mis ojos. Me duermo tranquila, sueño con el mar. Si despierto no estoy ahí pero siento el olor de la sal mojada y todo se ve color violeta. En parte estoy ahí, cayendo entre los miles de granos color cobre humedecidos por la espuma de las nubes.

martes, 8 de abril de 2008

Vera 2

martes, 8 de abril de 2008
Los días fueron sucediéndose sin mayores cambios. La única variación perceptible era el cambio de acciones a realizar para escaparse de aquello. Obviamente se iba haciendo más difícil, sobre todo por el hecho de su cada vez más extremo encierro. Se había vuelto prácticamente una ermitaña. Esto no la molestaba pero hacía más acotadas las posibilidades de distracción.
Tampoco le molestaba la poca capacidad de sonreír que estaba teniendo últimamente. No era una muestra de enojo, sí quizás indiferencia. Insensibilidad. Tal vez provocada por esta máxima concentración de no pensar en aquello. Aquello estaba dejando más huellas. ¿Y eso significaba, acaso, que estaba ganando? ¿Que estaba emergiendo a pesar de su constante lucha por impedirlo? No quería ni debía pensar.

El trabajo era día a día más monótono. Incluso a pesar de la llegada de un nuevo integrante a la oficina. Lo único que Vera percibía de este hombre era una mirada constante sobre ella, acompañada de una sonrisa cómplice no sabía aún de qué crimen, de qué secreto. Patética. Desde que los presentaron hasta ahora, esa mirada encima suyo, esa sonrisa zumbando a su alrededor. Ojalá no pronuncie palabra.

Aquello a veces se transformaba en una escena grotesca casi tragicómica de una obra de teatro del absurdo. Aquello a veces se quedaba atragantado en la garganta y debía fumar hasta que disminuyera de tamaño para poder respirar con normalidad –a pesar de los pulmones contaminados. Aquello era algo desconocido por todos, apenas perceptible si se prestaba atención –nadie se tomaba la molestia.

A pesar de que al salir del trabajo era más difícil luchar contra aquello, Vera se alegraba (aunque sería más correcto decir que se relajaba y esta sensación le era muy placentera.) Se dirigió a la parada del colectivo mientras buscaba las monedas cuidadosamente separadas para hacer más fácil y rápido el proceso. “Mañana podría verlo a Andrés” pensó, mientras se sentaba al fondo, al lado de la ventanilla.

jueves, 3 de abril de 2008

jueves, 3 de abril de 2008
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
inevitablemente
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Vera

Vera se paseaba entre los perfumes. Un poquito de éste, un poquito de aquel. Fue probando hasta que el dolor de cabeza le indicó que se detuviera. Salió sintiendo un único y potente aroma que no la identificaba.

Fumó un cigarrillo mientras pensaba qué otra cosa podía hacer para entretenerse. Para no pensar en lo otro, en aquello.

Pasó por una librería pero nada la atrajo. Ningún libro hizo, aunque más no sea, el intento de seducirla. Y aquello amenazaba con volver a su mente y posicionarse entre ceja y ceja cual tercer ojo que la haría modificar su modo de ver, su modo de existir. No podía permitirlo.

Fue al cine. Eligió una película tonta, nada que la hiciera pensar más que en lo mala que era la película. Cualquier pensamiento demasiado profundo crearía una especie de intersticio en el que aquello pudiera colarse. Pero la amenaza continuaba.

Siguió caminando, el aroma de los perfumes que se habían hermanado ya era solamente un recuerdo aunque, claro, el dolor de cabeza persistía. Eso la alegraba porque generaba cierta distracción. Encendió otro cigarrillo. Observaba la gente. Se preguntaba qué era lo que los perseguía a ellos. Por qué tipos de aquellos eran acosados. ¿Se darían cuenta, acaso, del de ella? Pareciera que no, pero quién sabe; ella, precisamente, no sabía.

Peligro. De una manera u otra pensar en los aquellos ajenos le estaba recordando el propio. Rápido, rápido, pensá en otra cosa. Zapatos, iba a probarse zapatos.

Qué curioso. Todas opciones un tanto frívolas: perfumes, películas sin contenido, zapatos. Por ahora es lo que la aleja de aquello. Se probó tan sólo dos pares, se dio cuenta que no podría comprar nada y el pobre vendedor no tenía por qué ser afectado por su situación. No, no tenía por qué.

La hora de la cena se estaba acercando. Una hora que Vera no respetaba pero en este momento era una buena excusa para la próxima actividad de distracción: cocinar. No lo hacía bien, tampoco mal, pero lo importante era hacerlo, la acción propia, el proceso, el hecho de que le permitiría no pensar, sí, en aquello.

Comió. Siempre masticaba con absoluta conciencia del movimiento de su mandíbula y lengua, sintiendo la textura de la comida que iba cambiando, percibiendo el camino del bolo alimenticio. Pero esta vez se concentró aún más mientras miraba un programa de televisión inevitablemente igual a los demás.

No tenía sueño pero se acostó igual. Ya lo haría llegar mientras pensaba en las banales acciones que había realizado durante ese día. Esperaba, ciertamente, no tener que comprar, en un futuro, aquellas famosas pastillas para dormir.

sábado, 29 de marzo de 2008

observando "El gran masturbador" de Dalí

sábado, 29 de marzo de 2008



Y mientras tenés cara de orgasmo a otra persona le sellan sus labios.

Labios que se abrieron como los tuyos, en esa expresión de ¿alivio?


Le sellan sus labios porque ha muerto. Quedará aquella lámina blancuzca inevitablemente visible.




Qué curioso.




Sus caras se parecen tanto, sus gestos se parecen tanto.


Ah, claro. El orgasmo es una pequeña muerte.


¿Ausencia, liberación?






No sé.


Ojos cerrados, dolor que da placer placer que da dolor, sensación pura, la nada. Pero volvés, por lo menos en este caso volvés.

¿Será así? ¿Se parecerá tanto como planteo?


Sus caras sí, sus caras sí.








martes, 25 de marzo de 2008

desacurrucándose

martes, 25 de marzo de 2008


Levantarse es una buena opción siempre y cuando se nos permita desperezarse. Que la lucha contra las lagañas no sea violenta, más bien una negociación. Tomar conciencia de cada parte del cuerpo, sobre todo de los pulmones: sí, exactamente, respirar hondo.
Mentalizarse que ahora la temperatura es otra, que las texturas de las imágenes son otras, que la densidad del aire es otra. Yo soy otra. Usted es otro. Claro, la realidad es otra.
Ya levantado, con la sangre acomodada y las articulaciones frescas, disfrute un poquito del silencio. El buen día se dice con la mirada, con la sonrisa todavía adormilada. No pronuncie palabra que la lengua es algo vaga y a la mañana suele ser torpe.
En cambio, disfrute de los pequeños sonidos creados por la puerta de la alacena que se abre y se cierra, por el fuego calentando la pava, por el cajón desentrañando las cucharas. En todo el día los oídos no estarán tan relajados.
Y respire. Respire el olor del matecito, el olor de las tostadas, el olor del día a estrenar.

miércoles, 19 de marzo de 2008

no quiero chistar más

miércoles, 19 de marzo de 2008
Se han robado la magia del cine. Nadie quiere decir quién fue. No me importan las consecuencias, voy a denunciarlos.

Son los gorditos pochocleros.

¿Es que hace falta puñados tan grandes de esas cosas insípidas? Coman un chocolatito, unos caramelos… ¡Tantas porquerías inaudibles y ellos quieren pochoclo!

¿Se puede ser tan angurriento como para rascar y rascar y rascar el fondo del paquete con escasas migas? ¿Qué tan rica puede ser el azúcar que queda entre las uñas?

Pero hay algo mucho más inquietante – más inquietante aún que la adopción de costumbres tan tan… - ¿Cómo se puede ser capaz de comer mientras vemos a alguien enamorarse o sufrir o morir o…?

La gente es tan insensible.

Yo no quiero que vuelvan los lentos, me da lo mismo. Quiero que vuelva la magia del cine. Quiero que se vayan los gordos pochocleros.

Por ahora me quedo con una pequeña pantalla y mi recién arreglado DVD.

domingo, 16 de marzo de 2008

inexorable

domingo, 16 de marzo de 2008
Con la punta de la lengua recorría aquella suave superficie. La saboreaba poco a poco introduciendo eso tan especial en su boca. Las sensaciones eran variadas: excitación, angustia, ansiedad.
De repente tomaba distancia para observar; se mordía los labios, cerraba los ojos y volvía a empezar con un ritmo más acelerado.
Las sensaciones aumentaban: excitación, angustia, ansiedad. Como desde un principio supuso, comenzó a llorar (esto le dificultaba la respiración lo cual no facilitaba el final del acto.)
Era el mismo llanto de siempre, silencioso y contenido.
Volvió a tomar distancia, volvió a observar, pero mantuvo su boca abierta. Lo introdujo violentamente hasta el fondo de su garganta. Las sensaciones estaban en su punto cúlmine.
Sin pensarlo (o quizás pensándolo demasiado) presionó el gatillo y todo terminó.

lunes, 10 de marzo de 2008

HHhuUmmOo

lunes, 10 de marzo de 2008
Y me contamino con humo rosado. Arden los ojos, se seca la garganta. El ambiente se ha vuelto extraño. Nos gusta.

Aunque yo no fume me invade el humo rosado. Intoxica la piel, lastima los pulmones. Las sonrisas afloran y quedan pegadas en las paredes. Eso nos alegra.

Siento cada vez más denso este humo rosado. Asfixia y duerme. Mis labios ya no forman aquellas imágenes que se encuentran pegadas en las paredes. Me desmayo.

Y me despierto entre este humo rosado. No sucedió lo que imaginaba. ¿Burla o traición? Debo irme.

viernes, 7 de marzo de 2008

pesar

viernes, 7 de marzo de 2008
Señorita maestra cabello color ciruela.
¿Hacía realmente falta?
Composición tema la vaca y ella nunca tuvo que ordeñar.
Y ella no sabe ordeñar. Se piensa que la vaca hace mu.
Pero ---.
A su pesar y con su pesar.

Sí sí esto es tan solo una descarga…
Ni siquiera sirve para ficcionarla, no por ahora.

jueves, 6 de marzo de 2008

Con agua y detergente

jueves, 6 de marzo de 2008
Soplaba con delicadeza. Del soplido nacía una perfecta burbuja de perfectos colores. Flotaba de increíble manera pero siempre terminaba explotando, contra las paredes, contra el piso, contra el aire mismo que la sostenía. Se podía adivinar cuándo sucedería, la burbuja perdía los colores y se notaba cómo se debilitaba hasta que…

Ella, sentada en su sillita en medio del balcón seguía soplando pacientemente.

La nena soplaba muy despacio, sólo salía una burbuja. Ella quería eso, tan sólo una burbuja. Mientras volaba veía, además de los colores, cómo se deformaban los ventanales, las rejas, su cara. Ni bien veía que descendía, se acostaba sobre el piso de calientes mosaicos rojos y soplaba hacia arriba para que la burbuja no explotara contra él, tenía que hacerlo con cuidado, esa esfera que la hipnotizaba era muy frágil. Pero la burbuja perdía los colores igual.

Volvió a soplar. De pronto observó que se dirigía a la pared blanca pero verde de tantas enredaderas usurpadoras. Inmediatamente fue hasta allí y, otra vez con el mismo cuidado y paciencia, comenzó a soplar. La burbuja no chocó, pero perdió los colores.

Sopló otra vez, en esta oportunidad lo hizo por encima de las grises rejas que la protegían del vacío. Volaba en medio de la nada, flotaba y flotaba. Ella miraba, esperanzada. Su sonrisa se borró, como otras veces.

La burbuja perdió los colores.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Nereida

miércoles, 5 de marzo de 2008
Nereida. El resultado de una ecuación inesperada. Acaso deseada. El orden de los factores altera. Alter ego alterado. Tarado.

Nereida. Mira el mar y no sabe. Desconoce que fue una sorpresa, a pesar de ser deseada. Acaso. Y fue por ese quiebre. Aquella alteración. Literal.

Nereida.

domingo, 2 de marzo de 2008

domingo, 2 de marzo de 2008
El todo pesa.
La nada agobia.
La mitad… la mi tad.
Saliste pero no llegás.
Y cuando llegues
Hay más, Hay

importante

Caminás derecho deseando estar en lo correcto. Aunque de vez en cuando se te desvía la mirada, seguís. A veces hasta cerrás los ojos, pero eso no evita que pienses, queridito. No, no. Así y todo seguís sin torcerte ni un milímetro.

¿Te acordás el día que te detuviste? Fue chistoso. Porque el mundo no paró, sólo paraste vos pensando vaya uno a saber qué. Ni vos sabés qué. Quizás te ilusionaste, quizás te arrepentiste. No importa.

Aquel día eso fue lo que descubriste. Que no importa. No les importa. No me importa. Caminá y seguí llorando, seguí desviando la mirada. Como hacés desde aquel día que te detuviste y el mundo no.

basta ya

escrito a partir de "Casa tomada" de Julio Cortázar



No debemos permitir el silencio porque todo se llena de ruidos. Y entonces así . El silencio permite que haya ruidos que nos silencian, para romperlo puedo romper los –quizás- platoscontraelsuelohacenmuchoruidoentoncesnohaysilencio. Lástima a la noche que Irene duerme y sus sueños combinados con el silencio son aterradores, es que no lo rompen al silencio… lo hacen más grande; entonces no duermo como ayer y hoy y mañana y miércoles y sábado que el silencio me ahoga con los sueños de Irene que me aprietan.

Sueños silenciadores cómplices de mi insomnio.

Seguir pensando, seguir pensando. Pensar es ruidoso, los pensamientos ruidosos le ganan –claro- al silencio pero nunca –claro- al los sueños silenciadores.
El silencio permite ruidos extraños escuchar, no son míos, entonces.
Nodebemospermitirelsilencioporquetodosellenade ruidos.
Entonces así.

sábado, 1 de marzo de 2008

tic tac

sábado, 1 de marzo de 2008
y el tiempo no era más
que cerrar y abrir los ojos
una mirada que no puede fijarse en las cosas
resbala, lenta, pasa sin ser tocada.
murciélago

Alada amamanta cansada
cree perder entre ese ser, crecer
y si vivir sin…
oh!
summum.

`tá lento

Y uno se encuentra con esta hoja blanca pero tan blanca. Después en medio de la oscuridad, que puede ser de muchos colores menos blanca, surge todo lo que querías que surgiera. Hasta que llegás a este punto y te acordás que alguien –y parecía en serio- decía “tenés talento” ¿Se fue? ¿Se escapó? Lo ofendí, eso seguro.
No hay duda.
Será que hay que ir en su búsqueda ¡Ahí está! Tengo que escribir sobre alguien que –literalmente- está buscando su talento perdido. Ëse es el conflicto. El talento anda por ahí, ¡pidiendo monedas! Como el personaje es muy egoísta no ve que está frente suyo todo sucio y con hambre. Algo bien absurdo.
Qué idea de mierda.
Cuando el talento se va está bien claro que no vuelve. Cuando el talento se va, parece una poesía. Cuando el talento se va. No. Claro no. Es que me recuerda a la canción. Cuando un amigo se va. Y de amigo, amigo amigo, no tiene nada. El talento es más bien un jodido. Tal cual, esos que pensás que es un amigo pero no. Porque te hace ver las cosas fáciles, claro porque tenés talento, y cuando la cosa se complica chau, desaparece. Aunque uno no pierde las esperanzas y piensa: “pero yo tengo talento.” Ah! Mirá ¿y entonces qué pasa que se te hace tan complicado?
Porque se fue al carajo y te dejó en ruinas. Simple.
Un tipo arruinado. A ver. Un tipo que era muy importante, talentoso obvio. Una mina le hace un gualicho o algo así (averiguar cómo se escribe gualicho, ver macumba). Entonces le chupa el talento y se lo queda ella. Bien fantasioso. La mina sube y sube, el tipo en algún momento se da cuenta de que tiene su talento y.
No me gusta. No sé, no sé. Medio pelotuda esta historia.
Esto va mal. Esto está muy lento. Lento. Está lento. Estálento. Es talento. `ta lento. `talento. Y sí, para variar me agarra esa cosa facilista de escribir juntando palabras, escritura automática y no llego a nada, ningún conflicto ni personajes. Nada. Palabrerío. Me hago el vanguardista. Puto palabrerío. Puterío. Un vanguardista en un puterío. Conoce a una puta. Pero la puta resulta ser…no no no ya está.
Y me cago en Satanás.

estructurada contractura

aburrimiento.mediocridad.orden.ordinario
aburrimiento.orden.ordinario.mediocridad
orden.ordinario.mediocridad.aburrimiento
ordinario.mediocridad.orden.aburrimiento
ordinario.orden.aburrimiento.mediocridad

¿cómo puedo romper el orden?

cómo el puedo
puedo como el
romper puedo romper
el romper cómo
orden orden orden

basta

Quiero realmente romper este orden de mierda, esta estructura, esta guarda de barquitos donde ya sabés que el barquito de al lado es igual y el anterior y el siguiente y el último y el primero y miles de etc.

Mientras más trato menos lo logro. Será quizás porque lo hago en cosas básicas, tendré que hacer algo radical. Tengo.

La culpa la tiene esa decisión maldita. La de antes. La de después.

quizás

quizás, tal vez
recuerde

quizás, tal vez
espere

quizás
tal vez

incluso puede que
quiera

quizás, tal vez
pueda

quizás, tal vez
recuerde

quizás
tal vez

el pronombre personal
coincida
 
palabras huracanadas © 2008. Design by Pocket